Nuestra Historia

Antes de llamarse Talita Cumi, existía bajo el nombre de "Fe y Esperanza" en una propiedad incautada a un narcotraficante por el gobierno boliviano. Fue en 2001, después de que el primer director saliera, fue que Dios realmente comenzó a hacer cosas increíbles en la vida del personal y los niños en la casa. Ese año, una chica de veintidós años de edad, de nombre Graciela Alba que habían estado orando cómo podría servir al Señor se hizo cargo de la casa, en un acto de fe, llevar a los niños bajo su cuidado. A través de los años, a través de la oración, el trabajo duro y la perseverancia, junto con las aportaciones de los misioneros, sus partidarios y equipos misioneros frecuentes a corto plazo, la casa está ahora en una nueva ubicación, con un futuro mucho más brillante. Pero eso es sólo la versión abreviada - nos encantaría compartir más acerca de nuestro viaje, y las cosas maravillosas que Dios ha hecho a través de Talita Cumi!

Lee más...
Top